Chocar en el extranjero, ¿qué hacer?

Estados Unidos, Rentadoras Autos 0 729

La situación que nadie quiere vivir, ese momento desagradable e incómodo que nos cuesta enfrentar en nuestro propio territorio pero esta vez, a miles de kilómetros de distancia.

En Marzo de este año, por primera vez (y espero que por última) me tocó enfrentarme a una inesperada situación en Estados Unidos, más específicamente en Universal Studios en el estado de Florida. No era la primera vez que alquilaba auto en el extranjero, de hecho, lo hago siempre y ya tengo el tema bastante estudiado; las dudas en cuanto a los seguros que debo elegir ya resueltas, que auto conviene elegir, acostumbrarse a las normas de tránsito de otro país (que siempre son las mismas en general, pero que hay que cuidarse un poco más), en fin… todo normal, como siempre.

Eran las 21.30 horas y me estaba retirando de Universal Studios con 2 amigos, listos para ir a cenar y luego volver a nuestro hotel. Ese día habíamos estacionado el auto en el último piso del Parking Lot, si mal no recuerdo ET (en honor al entrañable extraterrestre que conocimos hace unos cuantos años). Paradójicamente, la fila donde el auto se encontraba era la 666. Miedo.

Llegando al auto y con la playa de estacionamiento casi vacía, nos encontramos con que el mismo estaba CHOCADO! Pero no era un simple roce… NO! Pedazo de golpe! Parte de la trompa del auto estaba arrancada! ¿Quién fue semejante bestia como para hacer eso? (Las imágenes no hacen honor al pésimo momento vivido)
Auto-Choque-1 Auto-Choque

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Inmediatamente me dirijo a uno de los teléfonos S.O.S que se encuentran distribuidos a lo largo del estacionamiento, para llamar a la gente de seguridad. Imaginaba que tenían algún procedimiento estándar para estas situaciones, y al menos, cámaras de seguridad que hayan grabado el choque y a la persona que lo había hecho. Luego de presionar el botón de auxilio durante más de 10 minutos y sin obtener respuesta, decido caminar hacia el sector contiguo y utilizar otro teléfono. Después de otros 5 minutos, me atienden. Se imaginarán que describir la situación, con el nerviosismo que esto implica, estando en otro país y sin saber como reaccionar y cuales son los pasos a seguir, no es fácil. Afortunadamente me defiendo bastante bien con el inglés, por lo tanto pude calmar mis nervios y explicar con detalle lo que había sucedido.

La gente de la seguridad del parque me dijo que aguarde unos instantes y que enviarían a alguien.

Habían pasado 5 minutos y la espera se hacía eterna, no venía nadie. Es ahí donde decido comunicarme con la empresa de alquiler para ir adelantando pasos. La agencia en cuestión era HERTZ (sobre la cual no tengo nada malo para decir durante los últimos 6 años que vengo alquilando con ellos). Acá el primer obstáculo (una pavada pero que hay que tener en cuenta), el celular. No todos los turistas están con su teléfono en el bolsillo, y muchos no tienen activado el roaming. Habilito el 3G y llamo al 1-800 de Hertz (llamada internacional, por supuesto, la cual me costó unos cuantos dólares). Después de hablar durante unos 20 minutos con un representante y explicarle lo sucedido, decide transferirme con otro ejecutivo para tratar mi caso. ¿Qué puede suceder en ese preciso instante? Se corta la comunicación!

Para todo esto, ya habían pasado varios minutos y la seguridad del parque seguía sin aparecer, y en el Parking Lot quedábamos nosotros solos, en la inmensidad de ese monstruo de cemento, bien entrada la noche, al lado de nuestro auto, sin saber que hacer. A lo lejos veo a alguien que se acercaba en bicicleta (Sí, BI-CI-CLE-TA!), muy tranquilo como si de pasear se trataba. Era la seguridad de Universal Studios! Al fín! (dije inocentemente).

La persona se acerca, me pregunta que sucedió, le comento que no sabía y que el auto lo había encontrado así cuando llegué al estacionamiento. Me pregunta si tenía todos los seguros contratados y me dice que espere ahí que iba a llamar a la policía y que en unos minutos volvía. Y se fue…

Nuevamente aproveché la situación para volver a comunicarme con la gente de Hertz, quienes de manera muy amable, me indicaron cuales eran los pasos a seguir:

  • Esperar a la policía.
  • Pedirle al patrullero la denuncia (ya que ellos pueden imprimirla ahí mismo)
  • Subirme al auto y manejar hasta el aeropuerto de Orlando, donde me cambiarían el vehículo.

Ni bien finalizo la comunicación, aparece el móvil de la policía y nuevamente personal de seguridad del parque; en bicicleta claro está.

La persona de Universal Studios me dice que ellos no tienen grabaciones del siniestro porque las cámaras no graban, son para vigilancia (?). Me hace llenar un formulario describiendo lo sucedido y con mis datos personales, saca fotos del auto chocado y se va, dejando al policía a cargo de la situación.

El oficial se llamaba, por así decirlo… JUAN RODRIGUEZ (no era su nombre, es a modo de ejemplo), y como a muchos les habrá sucedido en varias ciudades de Estados Unidos con gran cantidad de inmigrantes latinos, JUAN RODRIGUEZ, para sorpresa de algunos, no hablaba español.

Le explico la situación (no había mucho que detallar) y le pido la denuncia como me habían indicado desde el centro de asistencia al conductor de Hertz, a lo que el oficial me responde: “No puedo tomarte la denuncia, debés hacerla por internet”. Imaginen mi cara cuando me dijo eso! Inmediatamente le pregunto si hablaba español (para que mis amigos pudieran entender toda la conversación que estábamos teniendo) y me dice “un poquito”. Ese poquito le duró 20 segundos. Después de ese lapsus, comenzó a hablar en español como si del mismísimo Elio Antonio de Nebrija se tratase.

Para resumir…Con la información de la policía y la de Hertz, los pasos a seguir eran:

  • Subirse al auto y encontrar una computadora.
  • Ingresar al sitio de la policía del condado (Orange County en este caso).
  • Localizar el formulario de denuncia.
  • Completar el formulario con información de todos los colores, hasta grupo sanguíneo por poco.
  • Imprimir la denuncia y dirigirme al aeropuerto para el cambio de auto.

Nos subimos al auto y el silencio nos acompañó hasta el hotel, en donde nos dispusimos a completar el formulario solicitado por la compañía. Eran tantos los datos requeridos que tuvimos que llamar nuevamente a Hertz para que nos indiquen donde buscar lo que necesitábamos.

Cuando finalizamos de completar e imprimir, emprendimos viaje hacia el aeropuerto internacional de Orlando. Para todo esto, ya eran las 1.30 AM de la madrugada (les recuerdo que encontramos el auto chocado a las 21.30 aproximadamente).

Llegamos al aeropuerto y nos dirigimos a la oficina de Hertz. El tramite duró unos 5 minutos.

No había nadie. El silencio de la noche era compañero de nuestro estrés. Un empleado muy amable me solicitó los papeles del auto y me dijo que no tenían uno de la misma categoría para darme, por lo cual debía entregarme uno mejor (Por fín una buena!!). Me pidió mi tarjeta de crédito, documento y me dio las llaves de este lindo autito.

 

Auto-Nuevo-Miami-1

 

Auto-Nuevo-Miami-2

Auto-Nuevo-Miami

 

Para finalizar y para que tengan en cuenta, si les sucede lo mismo (Dios no quiera!):

  • Calma!
  • Siempre tengan a mano un celular, el cual puedan utilizar para realizar llamadas internacionales.
  • Contraten TODOS los seguros. Si no lo hubiese hecho, un arreglo de esta magnitud me hubiera costado una fortuna.
  • Calma nuevamente! Todo se soluciona y más aún en Estados Unidos (aunque se crucen a personas como JUAN RODRIGUEZ).
  • Lleven consigo una fotocopia de su pasaporte y una identificación personal.
  • Saquen fotos del siniestro y pidan una copia de todo lo que completen y/o firmen.
  • Vayan a tomarse un buen trago y después a dormir!

Espero que este relato les sirva para tomar las precauciones del caso. Cualquier duda estoy aquí para ayudarlos! Saludos!

Related Posts

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Publicidad

Seguíme en Facebook

Seguíme en Twitter

Recomendado

Suscríbete al blog por correo electrónico

Categorías Populares